lunes, 18 de diciembre de 2017

Florentino Solano (1982 )



[Origen]

Devorando

viene la noche a reventar en la mirada:

estallido de sueños

de muertos

y de historias que mi abue dibujó con estrellitas en el cielo.


“De la noche surgió todo”, dice abue

“todo era noche

y la soledad parió a los muertos

y los muertos —hágase la luz—

comenzaron a dar a luz

y después vinimos nosotros”, dice abue.


No somos hijos de la chingada

sino de la oscuridad y de la muerte.


Mi abue se fue

una noche a oscuras

como el mar:

a tientas.


Cada noche es un estallido.


("la piraña")

domingo, 17 de diciembre de 2017

Mikeas Sánchez (1980 )

La poesía como resistencia



IV

Hablo de mi Madre
cuyo nahual se agazapa bajo el manto de Piogbachuwe
mientras su niñez es un saraguato
saltando entre los lienzos de caña
Pienso en mi Madre
si pienso en ella
y en su olor a castañas desde la cocina
en esa su ternura casi ciega
impenetrable
Pienso en mi Madre
y ella piensa en su Padre alcohólico
que espera el viento del norte en señal de lluvia
que espera de nuevo mirar en el río a la abuela desnuda
con sus 16 años


VI

Soy el sembrador
protector de esta tierra
la flor del maíz
Observo con mis ojos antiguos
elijo con el corazón cada semilla
no es en balde mi conocimiento del mundo
Converso con el dueño del cerro
riño con las plantas malignas
Soy el provocador de los seres invisibles
mi voz se escucha hasta los confines de las montañas
porque nadie podrá negar mi paso por el universo


("lee circe")

sábado, 16 de diciembre de 2017

Erri de Luca (1950 )

Cincuenta


Desde Turín enseñaban a hacer una radio por correspondencia,
el tendero vendía las judías en sacos y las aceitunas en cartuchos.
Era pecado estropear los zapatos, jugar con ellos a la pelota,
mejor descalzos. Las personas gritaban incluso desde cerca.
Una vez a la semana albóndigas en su jugo,
el aceite de hígado de bacalao lo curaba todo.
El sol llegaba por la tarde, el cielo era un hospicio de santos,
el mar un paseo de domingo.
Nadie decía: no tengo palabras. Con el dialecto las tenía todas.
Todo era napolitano, incluso las cartas de juego.
Los soldados no, eran americanos.
Los dientes caídos no regresaban,
el frío mataba a los ancianos, febrero era el nombre de una epidemia.
Entre aquellos a los que conocía, no faltaba ninguno, no había muertos.
La cosa más hermosa que podías ver era un barco,
la más preciosa, una librería.


("cómo cantaba mayo en la noche de enero", trad. fernando valverde)

viernes, 15 de diciembre de 2017

Elvis Guerra (1993 )

Búsqueda



También busqué con barba,

de manos largas y piel de quince años;

busqué un hombre fuerte,

un hombre manso.

Busqué un hombre que me amara,

que me besara una vez al día;

busqué. Te busqué, papá.


("círculo de poesía")

jueves, 14 de diciembre de 2017

Rosa María Roffiel (1945 )


Quise ser hombre



Una vez quise ser hombre
para casarme con mi
hermana
que ya lleva tres divorcios.
Para amar a mis amigas
que en cada relación
mueren un poco.
Quise ser hombre
para fecundar sus vientres,
no de hijos, sino de poesía,
vino tinto, relojes parados,
unicornios azules.
Para decirle a Josefina
cuanto admiro su forma de
entregarse.
Para escribirle a Rosi
esas cartas que no llegan
nunca.
Llamar por teléfono a Pilar
que espera tantas tardes.
Llenar de caricias
prolongadas
el espacio de Beatriz,
que vive sola
y le tiene miedo a los
temblores.
Quise ser hombre,
para amarlas a todas y no
sentir más
el frío de sus lágrimas en
mi playera,
ni mirarlas apagarse,
ni presenciar sus funerales
en sus ataúdes de treinta
años.
Quise ser hombre
para invitarlas a volar el
periférico,
a bailar descalzas porque
el América
le ganó al Guadalajara,
para llevarlas del brazo
hasta una cama
donde no tengan que fingir
orgasmos.
Pero soy mujer y, aunque
puedo
compartir con ellas la
poesía,
escribirles cartas,
llamarlas por teléfono,
llenarlas de caricias
prolongadas,
volar el periférico,
bailar descalzas,
secar su llanto,
tocar su alma…
No es suficiente.
No les alcanza.
Porque, desde niñas,
aprendieron
que los hombres son un
premio al que
hay que amar, sin importar si ellos las
aman


("caína bella")

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Yolanda Pantín (1954 )

Conversación en un baño



Por costumbre
se acuesta en la cama
a esperar a su marido
que llega siempre tarde
da las buenas noches
bosteza

Ella se va al baño
aplaca la furia
con su mano maestra
recostada en la toalla
cuando él entra y pregunta:
“¿Qué haces aquí?”


“Nada”, responde.


Deslave




Desolación llorada.
Nostalgia.

Arenas que no son tales,
escombros, costas
de tierra apelmazada
que el mar irá cavando
hasta los huesos.

En estos vertederos
de basura,
están las piedras
también
que arrancaron las casas
de sus raíces.

Irá cavando el mar
en esa costra, y a
dejar sus arenales
como fueron.

("poemaspoetas" y "otra iglesia es imposible")

martes, 12 de diciembre de 2017

Aleš Šteger (1973 )

Mondadiente


Un pedacito de carne sin digerir se extravió
y llama a la sublevación.

Cuerpo extraño desobediente. Se le oye de tu boca.
Aunque no hables tú.

Aunque no le hayas permitido a nadie que hable
en tu nombre.

Pero él sigue gritando,
incita a la rebelión, presiona.

Con la lengua intentas desalojarlo,
pero no hay palabras que acallen su protesta.
Menudo Robespierre en las fauces de Polifemo.
Pero sin la suerte astuta, sin dioses y sin rebaños de su
   parte.

Lo extraes de tu conciencia, trituras lo que te remordía.
Que muera la revolución.

Y aunque caiga el último tilo.
Te recuestas sobre su tronco, arrancas una astilla y lanzas
     un eructo.

El mondadientes asoma de tu boca como la lanza de
     un centurión
que ha limpiado un imperio.

El agujero negro del diente murmura:
también este imperio implosionará una vez.


("el libro de las cosas y los cuerpos", ed. arlequín, guadalajara, méx., 2014, s/c trad.)